Blog

El precio del Pool: Cómo funciona y qué variables influyen

En el post de hoy vamos a intentar explicar en pocas líneas cómo funciona el “pool eléctrico”, aunque como se suele decir en el sector, en tono de guasa, y admitimos con algo de razón, que “si te han explicado algo del sector eléctrico y los has entendido, es que no te lo han explicado bien”. Intentaremos las dos cosas, explicarlo bien y que se entienda.

El “Pool”, como habitualmente se le conoce en el sector eléctrico, es el mercado mayorista de la electricidad en el mercado ibérico, donde generadores, comercializadores y consumidores cualificados emiten sus ofertas de venta y compra de energía eléctrica.

Para cada hora del año, estos agentes, deberán presentar una oferta de venta o compra, al precio que consideren. Los precios se casan cruzando oferta y demanda, como parece lógico, aunque en este caso hay una particularidad, que la energía eléctrica no es “almacenable”, en el sentido que tiene que ser generada y utilizada (consumo o almacenamiento) en tiempo real.

Por otro lado existen una serie de productos financieros, como son los “futuros”, que permiten comprar o vender energía eléctrica a futuro (desde unos días hasta años vista).

Gestión

El mercado está gestionado por OMIE, un operador independiente del mercado al por mayor (al contado o “spot”) de electricidad de la Península Ibérica.

OMIE gestiona de manera integrada los mercados (diarios e intradiarios) con un modelo de funcionamiento muy similar al de otros mercados europeos. De hecho, se está trabajando en un “mercado único europeo de la electricidad”, en el que se pueda abordar las barreras al comercio transfronterizo de la electricidad.

La participación en el mercado se realiza a través de una plataforma electrónica disponible en Internet, lo que posibilita la participación al mismo tiempo de un gran número de agentesy la gestión de una importante cantidad de ofertas de compra y venta en muy poco tiempo.

Además, OMIE, una empresa perteneciente al grupo del Operador del Mercado Ibérico, también efectúa la facturación y liquidación de la energía comprada y vendida.

Para más información, visitar: http://www.omie.es/inicio/informacion-de-la-compania

Mercado Diario e Intradiario

El Mercado Diario, como parte integrante del mercado de producción de energía eléctrica, tiene como objetivo facilitar las transacciones de energía eléctrica presentando ofertas de tarifas para las 24 horas del día siguiente, a las 12h del día anterior. Es en el que más energía se negocia.

Los Mercados Intradiarios se van convocando a lo largo del día anterior y presente. En este caso la energía negociada es menor, ya que el horizonte temporal va decreciendo y su objetivo es el de introducir ajustes al Mercado Diario negociado con anterioridad.

Ambos mercados en realidad funcionan como una subasta, en este caso de energía o, más bien potencia eléctrica, pues lo que se vende o compra son unidades de MW para cada hora, que es lo mismo que MWh (energía = potencia x tiempo).

No obstante, tanto compradores como vendedores de energía eléctrica pueden pactar intercambios bilaterales independientes a este mercado, lo habitual es que la mayor parte de dichos agentes acudan al “pool” para hacer sus transacciones.

Formación del Precio

La fijación del precio se hace a través de la OMIE, que dependiendo de franjas horarias, ordena las ofertas de venta de menor a mayor precio y las de compra al contrario, de mayor e menor precio. No obstante, existen unos límites de precio inferior (0 €/mwh) y superior (180,3 €/MWh).

Las ofertas de venta y compra tienen dos parámetros: precio y volumen. El volumen corresponde a cuánta cantidad de energía conlleva su oferta.

Con todas las ofertas, se genera un gráfico con dos ejes, en uno el precio y en otro volumen. Estas dos curvas de oferta (venta de energía) y demanda (compra de energía), se cruzan en un punto. Ese punto es precisamente el precio de casación para esa hora.

Es decir, es un sistema de precios marginalista, en el que finalmente hay un único precio para comprador y vendedor, que cobran aquellos vendedores que ofertaron por debajo y que pagan aquellos compradores que ofertaron por encima.

Volatilidad del Precio

El precio de la energía eléctrica del “pool” tiene una elevada volatilidad, habiéndose dado casos de precio de 0 €/MWh (sí, electricidad gratis) y casos de precios por encima de 100 €/MWh.

Hay varios factores determinantes que influyen de forma determinante en el precio, siendo lo más relevantes:

  1. Volumen de ofertas con precios muy bajos: cuando esto sucede, normalmente, el precio del “pool” es bajo, debido a que el punto de corte se sitúa en un nivel inferior. Pero, ¿quién y por qué está dispuesto a hacer ofertas a precios bajos, incluso 0€/MWh? Normalmente son generadores que no pueden parar (centrales nucleares) o que tienen que generar obligatoriamente (centrales hidroléctricas descargando agua de un embalse en nivel máximo) o que su coste variable de generación es cero o casi cero (solar fotovoltaica, eólica, hidraúlica de pasada, etc.).
  2. Volumen de demanda inelástica: Existen determinados consumidores que necesitan o quieren consumir energía eléctrica independientemente del precio de ésta. Como por ejemplo, en nuestras casas cuando tenemos que cocinar o encender la luz por la noche lo haremos porque lo necesitamos. O una fábrica que no puede parar su proceso de fabricación. Cuanto mayor volumen de demanda inelástica haya, normalmente, mayor será el precio.
  3. Volumen de demanda a precios altos o medios: Cuanto mayor volumen de demanda haya a precios medios o altos, más “a la derecha” cruzará la curva de demanda (descendiente) con la de oferta (ascendiente) y, por lo tanto, mayor será el precio.

A su vez, estos factores están influidos por otros como, por ejemplo:

  1. Climatología: Debido a la importante cantidad de potencia instalada que existe de renovables no gestionables (principalmente eólica y algo menos solar fotovoltaica), por ejemplo, los días de mucho viento o los periodos de mucha lluvia, los precios del “pool” suelen ser bajos, sobre todo en las horas nocturnas, donde la demanda es menor. Pero la climatología también influye en la demanda, por ejemplo, en días muy fríos, el consumo se dispara durante el día y, sobre todo a últimas horas, por lo que el volumen de demanda inelástica crece y el precio tiende a ser más alto.
  2. Laborabilidad: Normalmente los días festivos tienen una demanda menor, debido a que la actividad empresarial disminuye y, por tanto, el consumo de las empresas, lo que hace que el volumen de demanda inelástica disminuya y el precio tienda a ser más bajo.
  3. Precio de las materias primas: Normalmente, las ofertas de venta que suelen cerrar precio son las centrales térmicas, bien ciclos combinados de gas o el carbón. Su coste de generación está muy influenciado por la materia prima que utilizan, es decir, tienen un gran cote variables, ya sea gas o carbón. Por lo tanto, cuando en los mercados internacionales sube el precio de éstas, el precio del “pool” tiende a subir igualmente.

Soluciones para el Consumidor y Generador

Como se ha podido ver, el precio de esta commodity es algo francamente difícil de predecir a días vista y no digamos a meses o años vista.

Esto complica enormemente a las empresas (consumidores), en las que el gasto en electricidad es una partida relevante, a la hora de hacer planes de medio y largo plazo. Las alternativas que tienen hoy en día para asegurarse un precio son pocas, no baratas y complejas.

Lo mismo le pasa al Generador, que no puede predecir a qué precio venderá la energía eléctrica que genera, lo que le complica a la hora analizar la rentabilidad de su negocio en el largo plazo y tomar la decisión de si construye la planta de generación.

Una solución para ambos son los “PPAs” o contratos bilaterales de energía eléctrica a largo plazo. Sin duda una alternativa beneficiosa para ambas partes, consumidor y generador.